Entradas

Vodafone nos permitirá controlar drones desde la red móvil

Los drones podrán ser controlados a través de la red móvil gracias al proyecto desarrollado por Vodafone

Una nueva tecnología para controlar los drones a través de la red móvil 4G. Ese es el nuevo proyecto de Vodafone, cuyo objetivo es mejorar la seguridad a la hora de usar estos dispositivos y evitar los usos fraudulentos.

Actualmente, los drones funcionan con una tecnología radio y se localizan por GPS, lo que impide que las autoridades puedan controlarlos efectivamente en caso de riesgo de seguridad. De hecho, localizar un dron que vuela fuera de su plan de ruta y no quiere ser localizado es inviable. Los radares convencionales no funcionan para dispositivos tan pequeños.

Ahora, con el nuevo sistema desarrollado por Vodafone, los drones contarán con una tarjeta SIM 4G y un pequeño dispositivo que permite geolocalizarlos y controlarlos a distancia en tiempo real. Todo a través de la red telefónica. En caso de que se detecte un uso indebido del dron, una futura autoridad de control podrá forzarlos a aterrizar o que vuelvan a su destino.

La red móvil es ideal porque tiene cobertura casi universal. Permite al piloto manejar el aparato tranquilamente desde su mesa, transmite el vídeo en tiempo real y, además, que un futuro centro de control pueda ver en todo momento dónde están los drones y bajarlos si detecta un problema de seguridad“, asegura Yago Tenorio, director de Red del Grupo Vodafone.

Esta es la primera vez que una operadora logra controlar y posicionar un dron utilizando la tecnología móvil. Por lo tanto, se trata tanto de un gran avance tanto en el mundo de los drones como para Vodafone a nivel empresarial. Esta iniciativa se está llevando a cabo en colaboración con el Centro Avanzado de Tecnologías Aerospaciales (CATEC) que forma parte de un proyecto en el que está presente la Junta de Andalucía y la empresa sevillana Skylife Engineering, encargada de la infraestructura y del software de recepción de datos.

 

 

 

 

 

Los drones se preparan para moverse en la oscuridad gracias a retinas artificiales

Si a día de hoy los drones se enfrentan a un problema, esa es la “visibilidad” a la hora de maniobrar. Actualmente los vehículos aéreos no tripulados dependen del uso de GPS, teniendo que moverse lentamente para reconocer el entorno, y de la cantidad de luz que haya para moverse de forma completamente autónoma. Algo que puede cambiar muy pronto.

Un grupo de investigadores compuesto por miembros tanto de la Universidad de Zurich como del NCCR Robotics están trabajando en formas para que los drones puedan moverse en la oscuridad. Por el momento están trabajando en un proyecto donde se intenta utilizar un modelo de cámara de última generación con un funcionamiento similar al del ojo humano. Gracias a esto el dron puede ‘ver‘ lo que tiene a su alrededor de forma mucho más rápida, tanto cuando se mueve a gran velocidad como cuando las condiciones de luz son muy cercanas a la oscuridad absoluta.

¿Pero cómo lo consiguen? Con la retina de la propia cámara, que no necesita hacer uso de una captura de luz completa para generar una imagen lo suficientemente clara. “El vídeo tradicional se puede dividir en una serie de fotogramas que contienen información rica a nivel de píxeles sobre el brillo y el color. Las cámaras de eventos, por el contrario, sólo comparan el brillo en cada píxel de un momento a otro” ha explicado  Davide Scaramuzza, Director del Grupo de Robótica y Percepción de la Universidad de Zurich.

Todo apunta a que el futuro de los drones es muy prometedor, gracias a la multitud de avances e investigaciones que se están realizando en este campo.

Los primeros taxi-drones cruzan el cielo de Dubai

Los drones han demostrado su utilidad en varios ámbitos, desde observación del terreno a ocio, pasando por reparto o análisis de la contaminación ambiental. Y el próximo paso es que realicen funciones de transporte de pasajeros. En Dubai, los primeros taxi-drones ya sobrevuelan el cielo, aunque sólo sea a modo de prueba.

Estos taxis voladores, drones diseñados por la compañía alemana Volocopter, vuelan a una altura de 200 metros durante cinco minutos. El objetivo es que sean capaces de volar hasta un máximo de 30 minutos. Se tratan de pequeños helicópteros de dos plazas con un aro equipado con 18 propulsores. Cuentan con baterías de reserva, rotores y dos paracaídas, para intentar paliar las consecuencias de posibles accidentes.

La idea es que estos taxi-drones partan desde un “voloport” a otro. Estos pequeños aeropuertos para vehículos aéreos no tripulados estarían repartidos por toda la ciudad. La población usaría una app de sus dispositivos móviles para llamar a los drones, que no tendrían conductor. Como es de esperar, el precio por uno de estos trayectos será bastante más elevado que el de un taxi normal, pero ¿quién sabe si en un futuro se rebajarán los costes y se convierta en la nueva alternativa de transporte?

El vuelo de prueba inaugural se celebró recientemente, siendo presidido por el príncipe heredero de Dubai, el jeque Hamdan bin Mohammed.

Se espera que estos taxis-drones empiecen a ser utilizados por el público general dentro de cinco años. La pregunta es, con tanta polémica entre Taxis y Ubers… ¿Cómo se tomará el gremio de taxistas la llegada de este nuevo competidor? Lo veremos, tiempo al tiempo.

Suiza iniciará en octubre la primera red de reparto con drones

Suiza se ha puesto a la cabeza en lo que a innovación de transporte con drones de refiere. Y es que, mientras que compañías multinacionales como Amazon experimentan para conseguir un sistema de reparto empleando estos vehículos aéreos no tripulados, Suiza ha anunciado que en octubre activará una red de reparto con drones propia. Eso sí, no esperéis paquetes personales surcando los cielos suizos; de momento, la logística inicial se centrará en el traslado de muestras sanguíneas y material sanitario.

Ha sido la compañía Matternet, asentada en California, la encargada de diseñar la red, el sistema de transporte y los drones que participarán en ella. Para ello han recibido el permiso para “operar drones sobre áreas densamente pobladas“ por parte de las autoridades suizas. Se trata del primer permiso de esta clase expedido en el mundo, un gran paso adelante.

Los drones que operen en esta red despegarán y aterrizarán en las ‘Matternet Station’, mini-helipuertos de 2 metros cuadrados que pueden instalarse en los tejados o a ras del suelo fuera de las instalaciones.

¿Pero cómo funciona exactamente este sistema? Mediante una sencilla aplicación que se usa para introducir los detalles de cada envío. Los items que se vayan a transportar se dejan en las cajas que hay en las Matternet Stations antes de ser introducidas en los drones. Y de ahí el aparato despega y volará hasta su destino, entregando la carga tras ser escaneados con un código QR. La distancia máxima actual a la que un dron se desplazará es de 20 kilómetros, a una velocidad de 70 km/h y cada vez que aterrice se le cambiará la batería para estar siempre activo.

El siguiente paso de Matternet será poner estaciones de reparto al lado de tiendas de alimentación, gasolineras, etc. ¿Están los suizos a punto de recibir sus pedidos de comida rápida vía dron? Nos queda muy poco para descubrirlo.

Drones en búsqueda de vertidos en el mar

La localización de residuos vertidos en el mar es de una necesidad acuciante, y gracias a los drones esta tarea podría reducirse de forma considerable. Así lo han anunciado los encargados del proyecto «Brainport», un grupo de siete ingenieros especializados tanto en drones como en satélites y procedentes de las empresas Airestudio e Ibermática.

Tras más de un año de trabajo en Álava, el equipo de Brainsport está más encaminado que nunca a facilitar las tareas de Salvamento Marítimo o autoridades portuarias, enfocándose especialmente a la preservación del medio ambiente acuático. El proyecto acaba de entrar en su segunda fase, de una duración prevista de seis meses. “Ahora estamos empezando a tantear el mercado para ver las posibilidades de venta y cuáles son las necesidades concretas de cada usuario de este servicio“, ha explicado el ingeniero de Airestudio Lorenzo Díaz de Apodaca.

En esta iniciativa, que cuenta con el apoyo económico del Gobierno Vasco, Airestudio se encarga del tratamiento de la información, mientras que Ibermática del desarrollo informático. Gracias al intercambio de información, se pueden incorporar nuevas herramientas al sistema. “Cuando le llegan las fotos el software inteligente va marcando diferentes patrones: vertidos de crudo, barcos, la costa, etc.” explica Aitor Moreno de Ibermática.

El funcionamiento del sistema es sencillo. Se establecen patrones de comportamiento que permitan identificar en una imagen sacada por los drones un vertido en el agua. Así, se activa un protocolo que deriva en una alerta automática ante la localización de un posible vertido. Además, prevé la evolución de un contaminante en las siguientes horas. El equipo del proyecto está diseñando además una plataforma para rastrear continuamente las rutas marítimas más transitadas mediante satélites para acelerar la localización de los vertidos.