La nueva regulación española sobre drones

drone

Las operadoras de drones en España (casi 1.300) denuncian la situación transitoria que vive el sector a falta de una regulación definitiva. Lo peor: podría no llegar hasta 2018

Todo un sector esperando por una regulación que no llega. Es la situación hoy en día de miles de empresas españolas operadoras de drones, y de otras tantas que quieren utilizar estos equipos para infinidad de aplicaciones: vigilancia, seguridad, grabaciones profesionales, de ocio… El problema: no existe un marco regulatorio definitivo que indique qué pueden hacer y qué no. En España, de momento seguimos utilizando una ley de 2014 a la espera de un nuevo real decreto. Una normativa que, según fuentes del sector, probablemente no llegará ni este año ni el que viene.

La Comisión Europea calcula que en 10 años el 10% del sector de aviación en Europa se basará en drones. Es decir, un potencial de negocio enorme. Sin embargo, ese potencial en España se está viendo frenado por una regulación incompleta y generalista que no contempla los mútiples escenarios a los que se están enfrentando las casi 1.300 operadoras de drones en nuestro país.

La regulación actual se basa en la Ley 18/2014. Es un régimen transitorio a la espera de completarse con un real decreto que ya debería haber entrado en vigor

La regulación actual, a cargo de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), se basa en la Ley 18/2014 de 15 de octubre. Es un régimen transitorio y está a la espera de completarse y desarrollarse con un real decreto que debería haber entrado ya en vigor. Sin embargo, todo el sector sigue a la espera. Esta semana, la presidenta de AESA, Isabel Maestre, explicó en el foro Drone Industry Summit las líneas maestras de cómo será esa regulación futura, pero no habló de fechas. Es la gran incógnita. ¿Cuándo entrará en vigor? Diversas fuentes del sector consultadas no confían en verla ni este año ni el siguiente. Habrá que esperar probablemente a 2018. ¿Demasiado tarde?

Las operadoras de drones creen que sí. El principal obstáculo que no resuelve la actual regulación transitoria es el de la gestión del espacio aéreo. Hay muchas limitaciones, como la de no sobrevolar zonas pobladas. Sobre las no pobladas, es obligatorio tener una placa de identificación del aparato, que sea manejado por un piloto autorizado, a una distancia inferior a 500 metros y sin superar los 120 metros de altura.

La futura normativa en teoría aprobará el uso de drones sobre zonas pobladas, aunque con restricciones (drones que no superen los 10 kilos, a un máximo de 100 metros de distancia del piloto y a una altura máxima de 120 metros; se necesitará además presentar un estudio específico de seguridad que deberá aprobar AESA). El real decreto debería regular también otros escenarios, como el uso de drones durante la noche, en espacios aéreos controlados o a grandes distancias entre el piloto y el dron.

Todo esto, fundamental para el desarrollo del sector en España, sigue de momento a la espera de luz verde. Y, según temen en el sector, seguirá así al menos hasta 2018. Mal despegue.

Texto original: “http://blogs.elconfidencial.com/”, “La nueva regulación española sobre drones vuela (muy) bajo” 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *