Los drones se preparan para moverse en la oscuridad gracias a retinas artificiales

Si a día de hoy los drones se enfrentan a un problema, esa es la “visibilidad” a la hora de maniobrar. Actualmente los vehículos aéreos no tripulados dependen del uso de GPS, teniendo que moverse lentamente para reconocer el entorno, y de la cantidad de luz que haya para moverse de forma completamente autónoma. Algo que puede cambiar muy pronto.

Un grupo de investigadores compuesto por miembros tanto de la Universidad de Zurich como del NCCR Robotics están trabajando en formas para que los drones puedan moverse en la oscuridad. Por el momento están trabajando en un proyecto donde se intenta utilizar un modelo de cámara de última generación con un funcionamiento similar al del ojo humano. Gracias a esto el dron puede ‘ver‘ lo que tiene a su alrededor de forma mucho más rápida, tanto cuando se mueve a gran velocidad como cuando las condiciones de luz son muy cercanas a la oscuridad absoluta.

¿Pero cómo lo consiguen? Con la retina de la propia cámara, que no necesita hacer uso de una captura de luz completa para generar una imagen lo suficientemente clara. “El vídeo tradicional se puede dividir en una serie de fotogramas que contienen información rica a nivel de píxeles sobre el brillo y el color. Las cámaras de eventos, por el contrario, sólo comparan el brillo en cada píxel de un momento a otro” ha explicado  Davide Scaramuzza, Director del Grupo de Robótica y Percepción de la Universidad de Zurich.

Todo apunta a que el futuro de los drones es muy prometedor, gracias a la multitud de avances e investigaciones que se están realizando en este campo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *