EEUU lleno de drones gracias a su nueva regulación

Las normas ofrecen un equilibrio entre las necesidades de los distintos sectores y la seguridad. Será más fácil operar un dron aunque de momento ninguno entregará pizzas a domicilio

Los cielos están a punto de llenarse de muchos más de drones.

No entregarán paquetes en la puerta de las casas en un futuro próximo, pero EEUU acaba de legalizar un gran número de nuevas misiones comerciales que los drones podrán realizar en su espacio aéreo. La aprobación nace de las nuevas reglas federales que entraron en vigor a finales de agosto. Las directrices también simplifican mucho la acreditación de los pilotos de drones comerciales, lo que reduce los obstáculos para que más personas y empresas empleen aeronaves no tripuladas comercialmente.

Las nuevas regulaciones de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) limita las operaciones comerciales a escenarios de relativamente bajo riesgo. La nave ha de pesar menos de 25 kilos, permanecer por debajo de los 122 metros de altitud y en línea visual del operador, y no podrá volar ni de noche ni directamente sobre de agrupaciones de personas.

Pero limitar los vuelos a este contexto relativamente estrecho no es un problema, según el antiguo editor jefe de Wired Chris Anderson que actualmente es CEO de 3DR, un fabricante líder de drones. Anderson afirma: “Casi todos los usos comerciales que podemos imaginar encajan en ese espacio. Es un bonito equilibrio entre lo que es seguro, lo que la FAA considera fácil y lo que resulta comercialmente atractivo“.

El uso de drones para inspeccionar y monitorizar infraestructuras como las torres móviles, las turbinas eólicas y los puentes altos se volverá mucho más popular a partir de ahora.Las aseguradoras emplearán aeronaves no tripuladas para inspeccionar tejados. Las nuevas reglas permiten vuelos por encima de los 122 metros de altitud cuando se sobrevuelen estructuras superiores a esa cifra, y permiten otros 122 metros de altitud a partir de la parte superior de la estructura en cuestión.

Desde 2014 es posible operar drones a nivel comercial en EEUU, pero para hacerlo era necesario contar con una exención de la FAA. La agencia ha concedido más de 5.000 autorizaciones de este tipo, según la Asociación Internacional para Sistemas Vehiculares no Tripulados. La fotografía aérea ha sido la aplicación más popular.

Pero la mayoría de los operadores de drones comerciales hasta ahora han sido individuos o empresas relativamente pequeñas, algo que está a punto de cambiar, según Anderson. Antes, las grandes empresas de industrias como las aseguradoras y la construcción se desalentaron por la falta de regulaciones formales y por el requisito de que los pilotos también necesitaran tener licencia para operar aviones tripulados. Ahora, convertirse en piloto de drones se parecerá más al proceso de sacarse el permiso de conducir. Las nuevas reglas despejarán el camino para que estas empresas entrenen muchos operadores y deplieguen drones a una escala mucho mayor de lo que hemos visto hasta ahora, dice Anderson.

Un nuevo proceso permitirá a las empresas pedir exenciones para operar misiones que superen el alcance de las reglas siempre que se pueda demostrar la seguridad fiable de la operación. El director de asuntos reguladores y desarrollo de negocio de Airware, que ofrece hardware y sistemas de software de dron, Jesse Kallman, prevé que la agencia empezará a aprobar exenciones “bastante rápido” para operaciones nocturnas, por ejemplo. Las aseguradoras y otros interesados quieren volar de noche porque es entonces cuando la temperatura resulta óptima para emplear imágenes térmicas para las inspecciones en busca de goteras, fisuras y otros problemas en edificios y estructuras altos.

Más reglas se avecinan. La FAA ha dicho que lo próximo que regulará serán los vuelos sobre agrupaciones de personas, que generarán nuevas oportunidades para las organizaciones de prensa, las fuerzas del orden y otras empresas de seguridad. Mientras tanto, probablemente nos queden años de espera para la entrega de paquetes y otras operaciones que incluyan volar más allá de la línea visual del operador. Se necesitarán muchas más pruebas de seguridad y tal vez nuevos tipos de sistemas de control del tráfico aéreo.

Texto original: “http://www.technologyreview.es/”, “El cielo de EEUU se llenará de drones gracias a su inteligente nueva regulación”