Drones para frenar al polen

7355B059-B9B8-760C-0BE2D63FCB363302

Los drones, utilizados frecuentemente para filmar bellas imágenes a vista de pájaro o salvaguardar perímetros de seguridad en las zonas de conflicto, podrían emplearse también a partir ahora para tomar muestras aerobiológicas de forma fiable y selectiva en cualquier entorno, algo que supondría todo un avance para la elaboración de un diagnostico eficaz para los pacientes alérgicos al polen y las esporas de hongos.


Esta es la propuesta lanzada por la empresa canaria Dronesphere, en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Cabildo de La Gomera, que acaba de patentar un sistema captador de partículas adaptado a estos aviones no tripulados con aplicaciones en el ámbito de la salud y la prevención de los principales problemas respiratorios de la población. Así, como explica el cofundador de la compañía, Jorge Roldán, la principal ventaja de este mecanismo es que permite tomar datos del polen en suspensión de forma selectiva en el aire, algo que no se había hecho nunca hasta ahora, y ayuda a captar este elemento dos o tres veces más rápidamente y con más eficacia que desde las estaciones tradicionales fijas.
Los resultados extraídos de la isla de La Gomera, donde se llevará a cabo durante los próximos tres años el proyecto piloto sobre la materia, y los análisis de laboratorio efectuados por la directora del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) de la UAB, Jordina Belmonte, arrojan un «éxito rotundo» en la captación, en menos de nueve minutos, de una gran diversidad de pólenes y esporas.
Esta información, según el cofundador de Dronesphere, es de gran valor para las personas que padecen alergias, porque les permitiría conocer los niveles de presencia partículas en el aire en lugares determinados y estar prevenidos, mejorando su calidad de vida notablemente.
Además, facilitará a los profesionales de la Neumología y la Alergología disponer de información útil para el diagnóstico de las alergias, aportando información sobre las causas y permitiendo la aplicación de unos tratamientos u otros en función de los casos.
Otra de las ventajas será que, al disponer de información exacta sobre la cantidad de polen y esporas de hongos en cualquier lugar y a diferentes niveles de altura, los pacientes podrán viajar con un tratamiento preventivo. Incluso, según Jorge Roldán, la captación de muestras aerobiológicas mediante el uso de drones podría salvar vidas pues, en algunas ocasiones, una reacción alérgica extrema puede causar un shock anafiláctico y hasta la muerte si no se trata a tiempo.

CAPACIDAD DE ACCIÓN. El sistema desarrollado por estos emprendedores hace posible que se depositen las partículas presentes en el aire en un portaobjetos de vidrio integrado en el aparato para su posterior análisis en el laboratorio. De esta forma, con este mecanismo se aumenta el espectro de actuación y la recolección de polen y esporas de hongos de un modo mucho más selectivo, rápido y dinámico, lo que reduce coste económico y tiempo de muestro necesario.
Los expertos calculan que hay 700 millones de alérgicos en el mundo y la Organización Mundial sobre Alergias estima que, en el año 2020, una de cada dos personas padecerá este problema, sobre todo niños cada vez más pequeños debido al efecto del cambio climático.

Texto original: “http://www.diariodeburgos.es/”, “Drones para frenar al polen” 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *